aureliafierros.com

Picardía mexicana (I de III)

POR AURELIA FIERROS

Ver aquí  Parte  II de III)


Picardía mexicana:  albur y chiste, dichos y refranes, el lenguaje coloquial y los grafitos en dibujos y letreros, los epítetos del ciudadano encumbrado y aquellos del peladito de la calle. Se vale de metáforas y moralejas y frecuentemente alude al contenido sexual y a la opresión política.


Picardía mexicana I

Para fortuna de los amantes del folklore, aquellos dichos y refranes más arraigados en la cultura popular mexicana quedaron en la obra literaria del maestro Armando Jiménez. Cuando apareció su libro “Picardía Mexicana” en 1960 se derribaron tabús y prohibiciones de la primera mitad del siglo XX. Desapareció la Liga Mexicana de la Decencia y creció el respeto a los modos de expresión de la clase trabajadora y la barriada.

La prolífica obra de Jiménez ayuda a definir la psicología, la lingüística y la sociología del mexicano. Sus 17 libros en más de cien ediciones y millones de ejemplares fueron prologados por cinco Premios Nobel de Literatura de otros tantos países iberoamericanos: Miguel Ángel Asturias (Guatemala), Camilo José Cela (España), Octavio Paz (México), Gabriel García Márquez (Colombia) y Pablo Neruda (Chile).

Para lograr un entendimiento más franco de México y lo mexicano y -sin mayores pretensiones- dibujar una sonrisa en el rostro de los lectores, aquí va pues una recopilación de diversas fuentes y unas tantas de mi propia memoria, de algunos refranes, albures y rimas de la picardía mexicana. Espero lo disfruten y no se espanten. Y si tienen más, me avisan.  


Advertencia: La siguiente compilación utiliza lenguaje que puede ser considerado como ofensivo por algunas personas e/o inapropiado para menores de edad.


Refranes:


• A darle que es mole de olla: Hacer algo sin tardanza.

• Ahora verás huarache, ya apareció tu correa: Cualquier persona, por poderosa que sea, encuentra alguien que tiene mayor autoridad y le pone límite a sus excesos. También equivalente al dicho: Hasta que encontraste la horma de tu zapato.

• Cada cual hace de su vida un papalote: Cada cual hace con lo suyo lo que quiera. Se dice cuando alguien se rehúsa a oír un consejo o para indicar que uno no debe entrometerse en la vida de los demás.

• Comes frijoles y eructa jamón: Se refiere a la gente que es de origen humilde, pero presume ser rica.

• Contigo la milpa es rancho y el atole champurrado: Es una verdadera declaración de amor: junto a ti la vida me parece maravillosa y las limitaciones no parecen pesadas.

• Darle una sopa de su propio chocolate: Hacerle a alguien el mismo mal que él le hizo a otro.

• De lejos se reconoce al pájaro que es canario: Se dice como adulación a la gente que posee cierta destreza y lo demuestra. Otro similar: el que es perico donde quiera es verde.

• Debajo del agua mansa está la peor corriente: La gente que parece más calmada, puede reaccionar peor o tener obscuras intenciones.

• El carbón que ha sido brasa, fácilmente vuelve a arder: Se refiere a un sentimiento fuerte del pasado, que nunca muere del todo. Equivalente a: Donde hubo fuego, cenizas quedan.

• El que más temprano se moja, más tiempo tiene para secarse: Si los errores de la vida se cometen en la juventud, existirá mayor oportunidad para enmendarlos.

• El que nace pa’ tamal, del cielo le caen las hojas: Se dice de personas que no tienen talento o que todo les sale mal. También equivalente a: quien nace pa’ maceta, no sale del corredor.

• En la boca del mentiroso lo cierto se hace dudoso: Si una persona siempre miente, nadie le cree cuando dice la verdad.

• Eres como la muerte de Apango; que ni chupa, ni va al fandango: Se dice de la gente que no resuelve nada, pero tampoco deja que los otros lo hagan.

• Es como ollita que hierve mucho, o se quema o se derrama: Una persona poco tolerante que ante cualquier cosa pierde los estribos.

• Estás como los frijoles, al primer hervor se arrugan: Se dice de quienes se intimidan o acobardan.

• Hijo de maguey, mecate: Los hijos heredan lo que son sus padres.

• La puerca más flaca es la primera que rompe el chiquero: Los más débiles son los que se rebelan primero.

• Más vale que digan ‘aquí corrió una gallina y no, aquí murió un gallo’: Usado cuando una acción lleva cierto riesgo y quien se expone considera que no vale la pena colocarse en esa posición. Este dicho es similar al que reza que 'los cementerios están llenos de valientes'.

• No le estés dando vuelta al malacate porque se te enredan las pitas: No hacer las cosas más complicadas de lo que son en realidad, o no provocar a una persona.

• No le hace que nazcan chatos, nomás que respiren bien: Se dice para afirmar que lo importante es que los hijos nazcan sanos. Se puede decir lo mismo de un trabajo u obra, que aunque no sea bella o perfecta, lo que importa es que funcione bien.

• No le tengo miedo al chile, aunque lo vea colorado: No se acobarda ante quien aparenta valor o ante una situación que parece perniciosa.

• No vengo porque puedo, sino porque puedo vengo: Lo dice quien sabe que tiene el poder de hacer algo; denota orgullo e incluso pedantería.

• No todos los que chiflan son arrieros: No hay que dejarse llevar por las apariencias. Equivalente a 'no todo lo que brilla es oro'.

• Pobre del pobre que al cielo no va: lo chingan aquí y lo chingan allá: Lamentación que denota opresión de la clase baja, equivalente al dicho 'al jodido acabarlo de joder'.  

• Si los he toreado cornudos, ‘cuantimás’ los toreo sin cuernos: La persona que lo dice se ha visto en situaciones más difíciles y las ha podido sortear con éxito.

• Uno corre tras la liebre y el otro, sin correr, la alcanza: A algunas personas no les cuesta ningún esfuerzo alcanzar el éxito, mientras que a otros, les implica un gran sacrificio.


Piropos:

• ¡Apachuuuuuuuurrooooooo!

• Bendita la tuerca del rin de la llanta del camión que trajo el cemento dónde estás parada, ¡monumento!

• Con esas tortas y una Fanta, ¡hasta mi pajarito canta!

• ¿De qué juguetería te escapaste… muñeca?

• En esta noche tan fría, yo te ofrezco mi estufa, no tiene pilas ni cables, ¡pero igualmente se enchufa!

• ¿Jugamos a la basurita?… tú te tiras al suelo y yo te recojo.

• ¿Qué comen los pajaritos…? ¡macita!

• Que curvas… ¡y yo sin frenos!

• Que harta carne y yo en vigilia.

• ¿Qué pasó en el cielo que se están cayendo los angelitos?

• ¡Quien fuera bolsa de mano para andar de tu brazo!

• ¡Quien fuera bizco, para verte dos veces!

• ¡Quien fuera reloj para ser dueño de tu tiempo!

• Quisiera ser Tarzán… ¡para perderme en esa jungla!

• ¡Mamacita, estás tan buena que te comería con todo y ropa… aunque pasara un mes cagando trapos!

• ¡Mira nomás, tanta carne y yo chimuelo!

• Morena color de llanta, ¡aquí está tu rin cromado!

• Mucho jamón para este par de huevitos

• ¡No muevas tanto la cuna que se despierta el niño.

• ¡Reinita diosa del Olimpo!

• Si así estás de verde ¿cómo estarás de madura?

• Si la belleza se midiera en segundos, ¡tú serías 24 horas!

• Si tus piernas son las vías, ¿Cómo estará la estación?

• Usted de rojo y yo con este antojo.


Albures:

A los quince, con quien quise,
a los veinte, con quien diga la gente,
pero a los treinta,
con el primero que se presenta.  

Este es el gallito inglés,
míralo con disimulo,
quítale el pico y los píes
y métetelo en el c…

Lomo, lomito
y lo mío.  

¡Me pelas…
diez costales de tunas!

Mi molino ya no muele…
¡ve a moler a tu metate!


Rimas de Borrachos:

Arriba, abajo, al centro
y ¡pa’ dentro!


Contra las muchas penas,
las copas llenas;
contra las penas pocas,
llenas las copas.  
Para el catarro: un jarro;
y si es con tos: que sean dos.  
Para todo mal: mezcal
y para todo bien, también.  
Para la tristeza: cerveza,  
para el cruel destino: vino,  
para el fracaso: de ron un vaso.  


Agua de las verdes matas,
tú me tiras, tú me matas,
tú me haces andar a gatas.


Vino sagrado,
santo alimento,
que haces afuera,
vamos pa’ dentro.  




© 2010 Aurelia Fierros. All Rights Reserved.